Soy rica

Soy rica

Estamos en una reunión importante de trabajo hablando de los proyectos del próximo año y me llega un WhatsApp de mi cuñado al chat “Familia”, lo miro de reojo a través de la pantalla del móvil y dice:

-¡Nos ha tocado la Lotería de Navidad!.

 ¡Ay! el corazón primero se me para y luego se me sale por la boca, ¡soy rica!

¡Rica!. 

Eso es lo que he querido ser toda la vida. Otros querían ser abogados, médicos, pero a mí cuando me preguntaban de pequeña qué quería ser de mayor, yo pensaba: pues rica, pero me daba vergüenza y decía: Escritora. Claro que después de escritora venía el …rica, escritora rica, ese era mi secreto mejor guardado.

Sólo se lo he contado a Cari en una noche loca donde se me soltó la lengua un poco y ahora él lo utiliza para reírse de mi cuando yo me meto con él.

Si yo le digo - Ay Cari, que hoy estás empanado - me dice-  Claro que sí, escritora rica.

Jajajaja, es nuestra broma.

Pero ahora ya lo he conseguido, ay Dios mío, ¡Gracias, gracias por hacerme rica!, te lo compensaré.

La reunión sigue, en poco tiempo me toca hacer la presentación, pero yo ya he perdido el hilo de lo que están hablando. Total, soy rica, ¿qué más me da?

Mi mente piensa: ¿qué es lo primero que vamos a hacer con 400.000 euros?

Irnos al Caribe, eso es, quiero un crucero por el Caribe, que pare en islas de mares azul turquesa y arenas blancas, me voy a llevar a los niños, para que se lo pasen bomba. Bueno puedo también contratar a una canguro para que los lleve a la piscina del barco mientras yo me voy a dar masajes de piedras negras en la espalda con Cari.

Después, pues pararemos en Nueva York y haremos compras de Navidad y vamos a Times Square a despedir el año a lo grande.

 

¡Ay!, esto de ser rica es una maravilla, la de cosas que se pueden hacer, los horizontes infinitos que se abren ante mis ojos.

Y cuando vuelva, me voy a comprar una casa, que ya está bien de vivir de alquiler, voy a ser propietaria.

Los WhatsApp siguen llegando, los miro de reojo y sólo veo emoticonos de aplausos y sevillanas bailando, nos ha tocado El Gordo ya no tengo ninguna duda.

Yo no puedo parar la reunión, soy una persona muy seria en el trabajo, así que lo que se me ocurre es decir que si me pueden disculpar un segundo que tengo que ir al baño.

Todos me miran un poco extrañados, pero amablemente contestan que sí que por supuesto.

Cojo el móvil y salgo pintando, habrán pensado que tengo un problema gastrointestinal, pero no, tengo un problema de riqueza extrema.

Abro el Whatsapp y leo:

-Nos ha tocado la lotería – (eso ya lo había visto)

Mi hermano: ¡Oleeeee! (emoticono, emoticono y emoticono de andaluza bailando)

Cari: Menuda mano tenéis eligiendo décimos (no pone emoticonos)

Mi hermana: Genial, ¡qué alegría! (emoticono, emoticono y emoticono de aplausos)

Mi padre: ¿Cuánto? - (menos mal que hay alguien práctico en esta familia)

Mi cuñado: ¡¡¡¡¡100€!!!!!, la pedrea.

 

¡¡¡¡¿Perdona?!!!! ¿La pedrea? La pedrada que te voy a dar yo.

 

No hay nada peor que dejar de ser millonaria en menos de 20 minutos, el cuerpo no se acostumbra, el cerebro se queda descolocado, le faltan ceros.

¿Y que pasa con mi crucero por el Caribe y la Noche Vieja en Times Square?,¿Y mi casa nueva? Yo iba a ser propietaria, no inquilina, PRO-PIE-TA-RIA.

 

Tengo que volver a la reunión, me toca la presentación, intento recomponerme y volver a mi estado normal.

Vuelvo y debo tener una cara que es un poema (seguirán pensando que tengo problemas gastrointestinales), comienzo la presentación y a la mitad me da un soponcio, me pongo a llorar y les digo

-Perdonadme, pero es que acabo de perder 400.000 euros

- ¿Qué dices? ¿Qué ha pasado?

- Ha pasado que mi cuñado me había dicho que nos había tocado la lotería y en realidad nos ha tocado la pedrea.

-Uy, eso sí que duele- dice un compañero

Me recompongo y digo

-Bueno, terminaré mi presentación y si me permitís, me iré hasta la Universidad a matar a mi cuñado.

Y así lo hice, me fui a la Universidad entre como una bala en su despacho y le grité:

- Te voy a matar

- ¿Puedes esperar a que termine la tutoría con este alumno? – me dice con cara de sorna- Luego ya te dejo que me hagas lo que quieras. Mientras esperas vete eligiendo el método. ¡Ah! y cuando salgas deja la puerta abierta por favor.

 

Comprenderéis que así es muy difícil matar a un cuñado, para matar hay que tener saña y rabia y yo sólo tenía una risa incontrolable. Así que decidí que mejor lo dejaba para otra ocasión.

Esta vez ha salvado la vida.

Posted on 26/12/2016 Home, Últimos post 0 1522

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Buscar

Categorías

Anterior
Siguiente