La nieta

La nieta

Me convertí en abuela el pasado día de Reyes.

A mi hija pequeña le trajeron una muñeca de estas que comen moviendo la boca, hacen caca y lloran sin parar.

Ella inmediatamente la adoptó como suya.

-Se llama Amanda – nos dijo a Cari y a mí.

¡Qué mona! -pensé yo

- Es hija mía y de Justin Bieber – nos soltó así, de sopetón.

-¡Ah! No dije más, creo que Cari todavía sigue bloqueado en esa frase.

 

A mí lo único que se me ocurrió pensar era la cara que iba a poner mi cuñado cuando le dijera que su sobrina de 5 años había tenido una niña llamada Amanda y que el padre era Justin Bieber.

 

Se volvió una madre de lo más activa; le cambiaba los pañales, la acunaba e, incluso, la vi intentando darle el pecho. Se lo estaba tomando muy, muy en serio. Tan en serio que empecé a preocuparme con tanta interacción. Se lo comenté a mi hermana que está estudiando un Grado en Psicología.

 

-Pues si es como me cuentas, lo mejor que puedes hacer es dejar que la niña desarrolle este sentimiento maternal. Es contraproducente que rompas ese vínculo tan fuerte que la niña ha creado con su muñeca.

 

A mí la verdad es que no me importaba, pero llegó el momento de volver al colegio y mi hija se encontró con el problema de qué hacer con Amanda durante las horas que no estaba en casa.

 

- Mamá, ¿qué voy a hacer con Amanda cuando tenga que volver al cole?- me preguntó.

¡Ay, hija! pensé yo. Creí que ibas a tardar muchos años en hacer la pregunta más importante en la vida de una mujer.

- Dejarla aquí en casa. Es una muñeca y estará bien- le contesté.

-Mamá, no sé cuántas veces te lo voy a explicar. Amanda es mi hija y la de Justin, está viva y no podemos dejarla en casa sola.

-Me la llevo al cole- me contestó.

-No puedes llevarla al cole – le dije seria.

-Pues te la llevas tú al trabajo.

 

 Yo no sé por qué accedí a semejante tontería, tenía que haber sido fuerte y haberle explicado que Amanda era una muñeca que podía perfectamente estar sola y punto.

 

 

Pero accedí porque pensé que si la dejaba en el coche durante el día no pasaría nada y así fue, a Amanda no le sucedió nada, pero su “madre” estaba empezando a tener síndrome de separación postraumática.

El primer día llegó a casa y preguntó:

-¿Cuánto ha comido hoy Amanda?

Yo ingenua de mí le contesté

-Un filete y unas patatas fritas. Luego le di el biberón.

- ¿Cómo? ¿Le has dado un filete a un bebé? Pero si no tiene dientes, la vas a matar. Solo puede tomar biberón.

- Vale hija, perdona, tienes razón.

- ¿Le has cambiado el pañal?

- Sí hija, se lo cambié hace un rato.

- No, no se lo has cambiado porque lleva los pañales de leoncitos y esos son los que le puse por la mañana ahora tocaban los de peces.

-Me habré equivocado de pañal- dije yo ya a la defensiva.

-¿Le has puesto la tele?

-No hija, nada de tele – dije orgullosa.

-Mal, otra vez mal, te dije que si no ve 2 capítulos de Pepa Pig no puede dormir por la noche, es su serie preferida.

-¡Ay! Perdón

-No me vales para cuidar a Amanda- me dijo muy contrariada.

-Claro, como sólo he tenido 3 hijos vas a venir tu ahora a explicarme cómo ser madre.

 

Pero ¿vosotros estáis oyendo la conversación que estoy teniendo con una niña de 5 años? Parecemos una madre de 59, su hija de 30 y la nieta recién nacida. Esto continuó así los días sucesivos.

No veía yo mucha solución al tema, porque no podíamos deshacernos de Amanda de ninguna manera.

O sí. ¿Y si Justin Bieber le mandara una carta diciendo que quería cuidar a la bebé una temporada y que mandaría a alguien de su equipo para recogerla y llevarla a California?

Mi hija se puso como loca.

-Mamá, hazme la maleta que viene Justin a buscarme.

-No hija, aquí dice que viene a por la niña, no a por ti.

- Pues yo no voy a dejar sola a Amanda. Ahora le escribo una carta a Justin diciendo que vamos las dos o no va ninguna.

Todavía estamos esperando contestación. Es que está de gira, mientras Amanda sigue aquí con nosotros.

 

Posted on 26/02/2017 Últimos post 0 2309

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Buscar

Categorías

Anterior