PROBANDO NUESTROS SACOSPINGÜINO

PROBANDO NUESTROS SACOSPINGÜINO

“¿Cuántos SacosPingüino tienen tus hijos?” – me preguntó un amigo la semana pasada.
“Pues no sé… ¿5 ó 6 cada uno?”.

Cuando llegué a casa abrí su armario para contarlos. Tienen 10 en total. Y en aquel momento me di cuenta de que mis hijos no habían elegido ninguno de ellos, varios ni siquiera los habían estrenado. Todo lo contrario, tienen una extraña colección de SacosPingüino, como una saco amarillo de Mariquita, un Pirata de color vino tinto y un Pingüino con un forro interior de un tono blanco feísimo. También tienen un Pirata con un agujero de 10×10 en la espalda y una Abejacon una costura abierta.

Y esto es porque mis hijos y los de mi hermana son los Conejillos de Indias Oficiales de SacoPingüino. Son quienes primero se prueban todos los modelos, para que podamos ver cómo sientan y perfeccionar diseños. Y, por eso, a veces se ponen muestras durante la etapa inicial del proceso de confección, en colores o telas que no son los finales. De ahí la Mariquita amarilla.

“Gaby, mira, tengo una Mariquita para que te pruebes hoy”.
“Pero es amarilla mamá, y las Mariquitas son rojas. Eso parece una Jirafa”.
“Luego pensamos en hacer un saco de Jirafa”.

Hace más de un año de aquella noche y aún recuerdo que a Gaby no le hacía mucha gracia dormir con un saco medio Mariquita, medio Jirafa. Aún así, me las arreglé para convencerlo…

Vale, pero eso no justifica los agujeros en la espalda o las costuras abiertas. ¿Y esos por qué? Bueno… esos los tienen porque los peques no sólo se ponen las prendas mientras se están confeccionando, también prueban las muestras finales para garantizar que nuestros estándares de calidad se mantuvieron a lo largo de todo el proceso. La abertura en la espalda del Pirata se debe a que, de entre todas las prendas recién llegadas al almacén, seleccionamos una al azar, recortamos un trocito y lo enviamos al laboratorio para que lo examinen y hagan las correspondientes pruebas químicas y de fijación de color. Las costuras abiertas son el resultado del trabajo de nuestra puntillosa Pilar, que cada vez que recibe un envío en nuestro almacén en Asturias, abre las cajas, saca varios saquitos y comprueba todas las costuras exteriores e interiores. Es ella la que da, o no, el visto bueno a la remesa de SacosPingüino.

Después de ver los saquitos de mis hijos, pensé que ya era hora de que ellos eligieran los sacos que querían utilizar durante el próximo invierno. El frío ya ha llegado a Hong Kong y pronto necesitarán SacosPingüino del TOG 2.5.

“Gaby, ¿qué SacoPingüino te gustaría usar este invierno?” – le pregunté.
“Quiero un Astronauta, mami”.

Aquella noche regresé a casa de la oficina con un Astronauta de TOG 2.5 nuevo.
“Aquí tienes Gaby, tu nuevo Astronauta”.
“No mamá, no quiero ESTE Astronauta. ¡Quiero un Astronauta blanco!”.

A veces, no hay forma de acertar con ellos…

Posted on 17/11/2014 Home, Vamos a pingüinear/Penguin... 0 892

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Buscar

Categorías

Anterior
Siguiente